ourbeautybag

A great WordPress.com site


1 Comment

Spa en casa – Cuarta entrega

Ahhh… los pies. ¿Qué haríamos nosotras sin ellos? Nos llevan para todas partes, nos aguantan en tacones y son por lo general una de las partes del cuerpo que más se nos olvida a la hora de regalonearnos, porque en realidad sólo son visibles en el verano. Pero el resto del año es un estupendo momento para cuidarlos y tenerlos lindos para cuando sea el momento de mostrarlos. 
Por eso preparamos este cuarto post para esos días de spa en casa, cuando hay tiempo para dedicarles 🙂

Lo primero que necesitamos es, por supuesto, ¡¡tiempo, y preparar el ambiente!!! Es increíble cómo un detalle como ese puede hacer el momento mucho mejor, así que si tienes prepara unas velitas, una buena música tranqui, nada muy estrambótico, una revista o libro para el momento del tratamiento -olvídate del celular, no te ayudará a relajarte!!!- y asegúrate de tener una toalla grande para secar tus pies cuando hayas terminado.

Después, tienes que tener un recipiente donde poder remojar los pies y otro con agua fresca, también algo tibia para que el impacto no sea tanto. Este es el paso más importante ya que tenemos que relajarnos un poco y desinflamar los pies cansados, y meterlos en agua tibia también ayuda a ablandar las uñas y los pellejitos que tenemos en los dedos y la planta de los pies, que suele ser la más dañada con durezas (si tienes de esos spa para pies con burbujas, mucho mejor)
Trata de adquirir alguna esencia agradable, como lavanda, vainilla, almendra u otros para aplicar en el primer recipiente de agua.

Ahora las mascarillas: Yo personalmente uso una que se llama Foot Scrub de VZ, que tiene eucalipto, es muy fresca y energizante, pero le falta un poco de gránulos para que la exfoliación se sienta mejor, pero si quieres probar con productos caseros, te doy tres alternativas:

Exfoliante 1:
-1 1/2 taza de sal gruesa o sal de mar
– 1/4 de taza de aceite de almendras dulces
– Dos gotas de aceite esencial de menta
– Tres gotas de aceite esencial de lavanda.

Mezcla primero la sal con el aceite de almendras dulces hasta que tenga la consistencia que prefieras, luego añade los aceites esenciales y mezcla bien, y aplica en pies y tobillos prestando atención a tus partes rugosas.

Exfoliante 2:
– 1 cucharada de miel.
– 1 cucharada de jabón líquido.
– 1 cucharadita de extracto de vainilla.
– 2 cucharadas de aceite de almendra dulce.

Esto se mezcla aparte y después se vierte en el recipiente de agua, y los pies se colocan adentro unos 10 minutos para que la miel haga su maravilla, ya que no solamente hidrata sino que también actúa como un bloqueador de los olores.

Exfoliante 3:
 – 1/2 taza de azúcar
 – 2 cucharadas de tu crema hidratante favorita
 – 2 tazas de leche
 – 7 tazas de agua

Acá se calienta la leche con el agua hasta la temperatura deseada (que sea agradable, no queremos que nadie se queme los pies!!! =P), y mientras eso pasa, se mezcla la azúcar con la crema hidratante, hasta que quede una mezcla homogénea.
Cuando esté lista el agua con la leche, sumerge tus pies unos 10 minutos en ella y luego saca un pie y aplica el exfoliante. OJO, ¡¡¡con ternura, amor y suavidad!!! La piel de los pies también es frágil, piénsalo como un cariño para tus pies. Repasa todas las partes con fuerza delicada hasta que se sientan bien. y después repite con el otro.
Cuando ambos pies estén listos, sumérgelos nuevamente en la leche para limpiarlos y luego en agua fresca para enjuagarlos y sacar todos los restos de azúcar.

Por supuesto que una gran ayuda para la exfoliación es una esponja dura o una piedra pómez, yo recomiendo esta última porque suaviza los talones, que se maltratan mucho, y las manos por supuesto. Además, si buscas en internet hay unas plantillas de digitopuntura que te ayudan a identificar qué parte de la planta del pie corresponde a qué órgano del cuerpo, así además de exfoliarte te aplicas un masaje.

Después de la exfoliación y del enjuague, seca MUY bien los pies, y de ahí procede a recortar las uñas y empujar suavemente las cutículas aprovechando que los pies están húmedos un poco aún y las uñas están blandas. Trata de no cortártelas demasiado para evitar cualquier dolor, y límalas redondas para que no te molesten en los zapatos. Yo en invierno no me aplico esmalte, ni siquiera brillo, porque hay que dejar las uñas descansar… una señal para darte cuenta de que lo necesitan es si las ves amarillas, a veces es el exceso de esmalte el que las deja así y como el de los pies no se arruina tanto como el de las manos, se mantienen cubiertas muuucho tiempo y eso no es bueno.

Después puedes aplicar una rica crema para pies, por ejemplo VZ tiene una muy rica y refrescante, pero de seguro muchas marcas tienen más. Un secreto casero que pocos conocen es aplicar aceite de oliva o vaselina! La vaselina es SUPER hidratante, hace desaparecer de inmediato las partes resecas de los pies y no tiene olor 🙂 Masajea suavemente los pies con alguno de estos elementos o con tu crema favorita hasta que se absorba bien, y ya estamos listos 🙂

Yo recomiendo hacer lo del spa antes de meterse a la cama, ya que así los pies descansan de verdad y no tienen que ir a trabajar más 🙂 y si te preocupa que la vaselina o el aceite manche las sábanas, busca unos ricos calcetines viejos, aplica un poco de secador de pelo para entibiarlos y duerme con ellos, para que el calor quede encerrado y los hidrate mientras duermes. Cuando despiertes, verás la diferencia, lo prometo 🙂

De todas maneras, pese a que es muy rico y sencillo hacer estas recetas en casa, si tienes esas molestas durezas y callos, acude a una profesional como la podóloga, que además de dejarte los pies exquisitos, te sacará todas las imperfecciones que un simple spa para pies casero no puede. Yo voy cada vez que puedo donde Edith, del centro de Estética Juan Pablo Méndez, acá en Santiago; como dice Jose, es una genia y me alivia un montón los pies, sobre todo en verano.

¿Qué técnicas o scrubs caseros tienen para exfoliar sus pies?

pd: Si te perdiste las entregas anteriores, acá están
Primera Entrega – Cabello
Segunda Entrega – Rostro
Tercera Entrega – Cuerpo



6 Comments

SPA en casa – Tercera entrega

En esta tercera entrega: CUERPO.
Ya tenés el pelo listo, la cara impecable…ahora toca el cuerpo!  
Ya hablamos de lo importante que es exfoliar la cara y ahora nos toca a hablar de su utilidad para el cuerpo. 
Cuando exfoliamos la piel del cuerpo, colaboramos con la regeneración epidérmica porque  retiramos las células muertas que quedan adheridas a la capa superficial, logrando de esta manera que nuestra piel quede más suave, tersa y luminosa. También con los movimientos de masajes que hacemos al hacer una exfoliación ayudamos a la irrigación sanguínea y a reactivar la circulación. Además, todos los hidratantes u otros productos que te apliques después van a penetrar más profundamente.
La exfoliación consiste en realizar una limpieza profunda de la piel para permitir la entrada de los principios activos que se le aporten por vía cutánea y también para permitir la oxigenación de las células. Esto ocurre cuando somos jóvenes de manera natural cada 20 o 28 días, pero cuando envejecemos o atravesamos un período de stress, cansancio o cansancio, esta renovación se hace de manera más espaciada, por lo que la piel queda “tapada” y en consecuencia se ve mate o apagada y se siente un poco áspera.
Por esto está bueno darle una mano a nuestra piel y ayudarla en este proceso con productos específicos. Hay muchísimos tipos de exfoliantes en el mercado; muchas marcas ofrecen distintas opciones en cuanto tipo de grano, fragancias, activos, ingredientes naturales y agregados como puede ser el retinol
Acordate que todo lo que se le hace a nuestra piel (lo bueno y lo malo) es acumulativo, así que es muy importante dedicarle tiempo y atención; exfoliar, hidratar, nutrir, asegurarnos de tomar agua, protegerla de la radiación solar y del frío. Si hacemos esto, tendremos una piel más linda por mucho más tiempo, y no solo linda, SANA.
Habiendo dicho todo esto, cómo hacemos la exfoliación corporal? La manera más fácil y cómoda de exfoliarse es cuando nos duchamos, masajeando las diferentes zonas –previamente humedecidas- con el exfoliante elegido (yo voy a usar el que reseñé hace poquito, el Salt Scrub Suffle de Universo Garden Angels) y así activando la circulación y eliminando las células muertas e impurezas. Después, retiramos con agua tibia.
Los masajes que hagamos para exfoliar tienen que ser circulares en la zona de la panza, caderas y cola y de movimientos ascendentes en las piernas. Prestale especial atención a las partes más secas de tu cuerpo, como codos, rodillas y tobillos. Es muchísimo mejor si además usás una esponja vegetal o unos guantes exfoliantes.
Como vine haciendo en los posts anteriores, te dejo algunas recetas caseras para hacer tu propio exfoliante corporal en casa:
Exfoliante casero corporal de miel y azúcar:  
Ingredientes:
1 taza de azúcar morena o blanca
4 cucharadas de aceite vegetal preferiblemente de coco o almendras 
2 cucharadas de miel
Opcional: unas gotas de vainilla.
Mezclá todo muy bien y a exfoliar!
Exfoliante casero corporal cítrico:
Ingredientes:
1 cucharada de miel líquida
1 cucharada de jugo de limón
Un poco de azúcar.
Mezclá todo hasta integrar perfectamente y después, a exfoliar!
Los sí y los no de la exfoliación:
:
– Promueve la renovación celular
– Elimina impurezas
– Activa la circulación
– Da luminosidad a la piel
– Deja la piel más suave
– Se puede realizar en cualquier momento del año
– La puede realizar uno mismo
NO:
– No es recomendable la exfoliación en personas con problemas en la piel 
– No aplicar el exfoliante frotando con fuerza porque se irritará la piel
Después de exfoliar,  aplicá en todo el cuerpo una buena crema hidratante y para seguir con el relax del día de SPA, mejor si tiene alguna fragancia que te guste mucho. Yo me puse la crema con aceite de argán de Natural Honey que huele delicioso. Una buena opción es buscar alguna con aroma a chocolate, ya que esta fragancia nos pone de mejor humor y producimos endorfinas. Sea cual sea la que elijas, aplicala con unos buenos masajes, y si tenés celulitis o retención de líquidos, aprovechá este momento y aplicá la crema que estés usando ahora porque los principios activos van a penetrar más profundamente.
Si buscás más relax todavía, esperá para aplicar la crema y date un buen baño relajante (pero no te relajes tanto como para olvidar aplicar la crema después, eh!); llená la bañera con sales o algún aceite con fragancia que te guste (ideal la lavanda para relajar), metete dentro con un buen libro o algunas revistas, buena musiquita y olvidate del mundo exterior por un rato. No existe nadie más que vos en ese momento. Si podés, antes de salir date una ducha corta con agua fría (o usá el duchador, sobre todo en las piernas) para reactivar la circulación. Cuando salgas, secate con calma y ponete la crema (no te olvides!). Podés tomarte un rico té en hebras después de esto para terminar de relajarte.
Relajada? En la próxima entrega: UÑAS.
Algunas vez te exfoliaste el cuerpo? Cómo te resultó? Tenés algún exfoliante preferido?


6 Comments

SPA en casa – Primera entrega

Aprovechando que en Argentina es fin de semana largo y que vengo de unos días pesaditos (con fin de semana anterior entero en la cama y visita del médico incluidos) es que decidí armarme para relajarme y mimarme un día de SPA. Peero…los días de SPA son un poco caros y estoy además con ganas de quedarme tranquilita en casa que afuera parece Siberia, así que el día de SPA será en casa.
Vamos a armar 4 secciones: CUERPO- CARA – CABELLO – MANOS & PIES. Dentro de cada sección habrá sub-secciones.
Para el SPA casero les voy a contar qué productos uso yo y alternativas naturales con cosas que pueden tener en su cocina.
Para empezar, lo ideal sería que tuvieras la casa para vos, aunque sea unas horitas y si no… auriculares! Elegí un día del finde que no tengas que estar a las corridas con los horarios, levantate a la mañana pero con calma, sin prisas y poné algo de música tranqui y que disfrutes, porque aunque seas fan del heavy metal, la música acá  tiene que ser funcional  y tiene que relajarte…tampoco hace falta que te vayas a Enya, pero un intermedio…yo me pongo bossa nova o fados, pero por ejemplo hoy voy a optar por Rufus Wainwright.
Música, ya. Celular…apagalo, alejalo, sobre todo si tenés un blackberry o cualquier otro con Whatsapp. 
Ahora sí, celular, ya. Qué nos falta para terminar de armar nuestro ambiente? Si tenés velitas aromáticas o un hornito para aceite sería genial. Yo voy a poner mi hornito con aceite de lavanda, bien relajante.

Volviendo a las preparaciones, si conseguiste estar en tu casa sala y comenzar todo esto desde la mañana, podrías hacerte un desayuno especial y alineado con lo que va a seguir. Me refiero a no desayunar con un súper tazón de café (por hoy intentá no tomar café) y torta de chocolate, sino algo más natural, pero rico, que hay que disfrutar este día y el desayuno incluye eso.  Yo voy a optar por un desayuno de medio oriente. Tengo una amiga que su mamá está casada con un libanés y su casa es una delicia de fusiones culturales y gastronómicas porque ellas además son suizas. Una vez me quedé unos días con ellos y para desayunar me dieron: un plato chico, como de postre todo cubierto (como cuando untás una tostada) con queso Mascarpone. Encima del Mascarpone había rodajas de distintos tipos de frutas (al estar en Suiza me tocaron muuuchos frutos del bosque riquísimos) y encima de las frutas, habían puesto unos hilos de miel. Delicioso. 
Y eso que a mí la miel no me gusta, eh, pero siempre que me preparo esto la como con mucho gusto. Para abaratar, reemplazá el mascarpone por cualquier queso untable, después elegí las frutas de estación que más te gusten y agregá la miel. Se come con cuchara y tomando queso, fruta y miel, todo junto. Es muy rico, saludable y te llena de energías. 
Otra variante es usar queso fresco o ricota en lugar del untable y mezclar un poco de estos con las frutas y la miel.
Ahora sí, empezamos?
Empecemos por el CABELLO.  Hoy vamos a extra mimar nuestro pelo, así que hoy hay que usar un buen shampoo y una buena mascarilla. Yo voy a usar el shampoo Orofluido de Revlon que me deja el pelo brilloso y suave. Una buena idea es tener tu shampoo de uso diario y alguno mejor o con más nutrientes para usar periódicamente.
Después del shampoo, vamos a aplicar una mascarilla que nutra a fondo nuestro pelo. Yo voy a usar la máscara capilar nutritiva de la línea Cioccolato de Alfaparf (olor a cacao!) y me la voy a dejar más tiempo para que realmente penetre en el cabello, la voy a dejar 20 minutos mientras hago otras cosas. Para esto, hacete un rodete y colocate encima una gorra de baño o una toalla así  no sólo estás más cómoda sino que además el calor ayuda a que actúe mejor.
Alternativas naturales para mascarillas capilares:
Mascarilla para todo tipo de pelo:
Mezclá con el acondicionador que usás regularmente una yema de huevo y una cucharada de aceite de oliva o girasol, más jugo de limón. Aplicá esto sobre el pelo húmedo, bien desenredado, mecha por mecha y siempre “de arriba abajo”. Una vez que untaste toda la cabeza, masajeá el cuero cabelludo un buen rato. Dejá actuar también por 20 minutos.
Mascarilla para cabellos castigados:
Mezclá dos cucharadas de yogur natural y dos de palta (aguacate). Extendé esta mezcla por el pelo evitando las raíces. Deja que actúe 15 minutos.
Mascarilla para cabello sin brillo:
Mezclá un huevo y el jugo de un limón exprimido. Aplicá esto sobre el pelo húmedo y deja que actúe 10 minutos.
Mascarilla para pelo graso:
Mezclá un huevo con un yogur natural y aplicá sobre el cuero cabelludo durante 10 minutos. Limpia y nutre!
El tiempo que tengas que dejar la mascarilla usalo para leer, oír un poco de música relajante o alguna otra actividad tranquila. Evitá usar la computadora.
Cuando retires cualquiera de las mascarillas, hacelo con agua tibia.


Leave a comment

Review: Salt Scrub Suffle – Exfoliante con sal de Universo Garden Angels

Tipo de Producto:
Exfoliante corporal

Qué Promete:
“Ritual de belleza ideal para todo tipo de piel. Combina exfoliantes naturales con emolientes nutritivos. Oxigena el cuerpo y elimina impurezas y células muertas. Gracias a su exclusiva fórmula que trata integralmente la piel desde la exfoliación hasta la nutrición, esta línea estimula el relax del cuerpo.”

Marca:
Universo Garden Angels

Precio:
$60 (pesos argentinos), con algunas tarjetas hay 15% de descuento.
Lo vi en el catálogo de Chile también, pero no tenía precio; $60 argentinos serán unos 13 dólares para que se hagan una idea.

Mi Experiencia:
Este exfoliante corporal se presenta en dos versiones; uno de sal (este) de color celeste y que es para una exfoliación profunda, y uno de azúcar, de un color entre rojo y bordó, para exfoliar suavemente.

El exfoliante de sal tiene:

-Aceites esenciales puros:
Lemongrass, Lavanda y Abedul.
-Esencias florales:
Water Violet e Ipomea. Con sales minerales, extractos vegetales y aloe vera.

Estaba buscando un scrub corporal para reemplazar uno de durazno que se me acabó y estos de Garden Angels siempre me llamaron la atención. El anterior me gustaba, pero me molestaba que las partículas que hacen la exfoliación me “raspasen” mucho las yemas cuando quería trabajarlo con los dedos. Además tampoco me gustaba (que es frecuente en la mayoría de los scrubs) esa “arenilla” que queda después de usarlo, como cuando te duchás después de ir a la playa.

Tiene una fragancia deliciosa a lemongrass y una textura muy rica, espesa y sorprendentemente suave una vez aplicada. Con un poquito alcanza, se deja espacir muy bien y masajear mucho (las partículas de sal no se disuelven enseguida) sin que nos molesten las yemas de los dedos (¡punto a favor!)

Cuando enjuagás con abundante agua, se disuelve todo el restante del producto…¡sin residuos, sin arenilla! (¡segundo punto a favor!). La piel queda súper suave, de hecho, para esta primera prueba usé el exfoliante en una pierna y en la otra no y la verdad se nota mucho la diferencia. En la que usé el scrub, la piel está más suave y levemente perfumada, sin irritaciones ni enrojecimientos…y yo tengo piel sensible.

Muy recomendable, voy a incorporarla a cuando haga una tarde de “SPA casero”, ¡atentas a ese post!

¿Usan exfoliantes? ¿Tienen alguno preferido? ¿Probarían el exfoliante de sal o de azúcar?