ourbeautybag

A great WordPress.com site


7 Comments

S.O.S. puntas abiertas

Hoy estaba hablando con una amiga que está por rendir uno de sus finales y nos reíamos de la cantidad de cosas que uno puede hacer para perder tiempo cuando está estudiando para darle a sus cerebro un mini recreo; viajes de ida y vuelta a la cocina por alguna galletita, por un vaso de agua,  ordenar ese armario que de repente nos parece un horror, ir a acariciar al perro y jugar con él aunque el pobre can estuviese durmiendo una siesta y lo que hacía yo, mirar las puntas del pelo a ver si no estaban florecidas o abiertas.
Hace ya un tiempo que me recibí (gracias a Zeus y a toda su comitiva olímpica!), pero igual el chequear las puntas sigue siendo un hábito cuando estoy aburrida y se me ocurrió que dado que ahora se viene fin de año y que queremos vernos divinas y que después viene el verano y el pelo sufre mal estaría bueno hablar de este problemita: las puntas abiertas.
Las puntas abiertas son algo SÚPER común, sobre todo si usás el cabello largo. Pero para saber cómo atacarlas, mejor conocer a nuestras enemigas primero, no?
Cada uno de nuestros cabellos está compuesto por tres capas: una externa o cutícula (la que en todas las publicidades de productos para el pelo se ve como escamitas), la capa mediana que es la corteza y que es la más delicada y responsable del color del pelo y por último, la capa interna, la médula que es la que recibe la nutrición.
Las puntas abiertas suelen aparecer cuando las tres capas de las que hablamos antes se separan como consecuencia del abuso de las tinturas, los productos de fijación (mousses con mucho alcohol o geles), planchitas, bucleadoras, secadores, tratamientos químicos y del no cortarse el pelo por mucho tiempo. Nos muestran que las hebras se quebraron, que ya el cabello no daba más de tanto maltrato.
Cómo evitar que aparezcan  y cómo tratarlas? Cuidando mucho tu cabello, nutriéndolo e hidratándolo, pero veamos esto un poquito más a fondo.

En primer lugar, tenés que asegurarte de que tu cabello está recibiendo la hidratación que necesita.  Esta hidratación no sólo la da la crema enjuague, de hecho usando sólo crema enjuague te quedás bastante corta y es probable que te encuentres con puntas abiertas.
Para nutrirlo bien, buscá una  mascarilla que puedas dejarte por un tiempo (al menos una vez a la semana) como por ejemplo la mascarilla capilar Masquintense de Kerastase para cabellos secos (ojo! Si este es tu caso, si tenes cabello graso NO!) o la Máscara capilar Castanha Ekos de Natura.
 Otra opción es que uses de estos nuevos acondicionadores que están de moda que se dejan toda la noche  y no se enjuagan! Hay para todos los presupuestos! Los encontrás en Pantene como en Orofluido! Más hidratación por más tiempo y sin tener que hacer mucho. Además, cuando laves tu cabello masajeá bien el cuero cabelludo, así el producto entra bien en los poros y tu cabello se verá muuucho más brillante! Además de que es un placer, vas a estar más relajadita  y todo!
Luego de que agregués más hidratación a la hora del lavado, intentá quitarle un poco de maltrato a la hora del secado. Usá tu secador en una menor potencia (tardarás más, pero tu pelo va a estar agradecido!) y utilizá productos que protegan del daño térmico o dejalo secar al natural (aplicando alguna crema o spray de styling si es necesario, yo estoy usando ahora el protector térmico para el pelo de Tresemmé ).
Una vez seco, agregá sólo en las puntas productos específicos para lidear con la aparición de putnas abiertas, así cubrimos todos los frentes! Yo, por ejemplo, uso el Ego Boost de la línea Bed Head de Tigi. Otros productos muy buenos son el Serum Absolut Repair Reparador dPuntas Secas de Lóreal o el Caviar & Keratin Intensive Repair Serum de BKD.

Y por último…cortate el pelo. Sí, ya sé que muchas lo odian, yo incluida! Pero hay que hacerlo regularmente! Si no enseguida aparecen! Y no esperen para hacerlo si ya les aparecieron! Porque el daño se hace peor y se van abriendo cada vez MÁS! Por lo que mejor cortar dos centímetros ahora que cortar seis después!

Les dejo una recetita casera contra las puntas abiertas!

Vas a necesitar:

– Aceite de almendras
– 1 huevo
– Un poco de miel

Mezclás en un recipiente el aceite con el huevo batido y una cucharada de miel. Lo tenés que aplicar dos veces por semana en las puntas.

Son de tener las puntas abiertas? Cómo las combaten?
 


4 Comments

Secretos de belleza de alrededor del mundo

Allá lejos y hace tiempo, las mujeres de Medio Oriente ya cuidaban su piel y su pelo con el aceite de argán, muchísimo antes de que este producto se pusiera de moda y apareciera en  miles de productos cosméticos de hoy, pero qué otros secretos tienen ellas y las mujeres de todo el mundo para verse increíbles?
Comencemos nuestro Tour de Monde en Egipto, donde descubriremos que la pasión por cuidarse y verse bellas es antiquísima! A alguien le suenan los famosos baños de leche y miel de Cleopatra? Cleopatra era muy asidua a estos baños ya que la leche y la miel hidratan y suavizan la piel. Si querés sentirte como la Reina del Nilo sólo necesitás agregar un poco de leche en polvo a una bañera con agua caliente y un poquito de miel.  Las alemanas lo siguen haciendo, confían en el suero de leche para ver su piel suave y gloriosa y por eso es un ingrediente muy común en sus productos de belleza.
 
Otra forma que tenían las mujeres de las pirámides de tener la piel radiante era limpiarse con una pasta hecha de natrón (lo que hoy es bicarbonato de sodio) y agua. También utilizaban una mezcla de aceite y limas para limpiar los poros y hasta hallaron restos de esta mezcla en tinajas en las tumbas! Bellas hasta en el más allá.
Por supuesto también recurrían a las sales del mar muerto para exfoliar sus cuerpos y tener una piel suave y luminosa. Hay muchísimas recetas caseras y también productos para exfoliar que incluyen la sal, por qué no los probas y te sentís en las arenas del desierto?
En Rumania, en cambio, las mujeres hacen un exfoliante con harina de maíz! Se la aplica sobre la piel húmeda y se hacen movimientos circulares. Se puede usar sólo con agua o también se pueden agregar yemas, miel o aceite de oliva. En Rusia, en cambio, prefieren obtener un rostro suave usando una mascarilla de puré de frutillas (fresas) y miel en el resto del cuerpo.
Las mujeres marroquíes también aman tener una piel suave y en la antigüedad fueron pioneras de la depilación! Ellas mezclaban miel, jugo de limón y piezas de tejidos naturales como el lino. Se calentaba la miel a la que se le agregaba unas gotitas de limón y se dejaba enfriar un poquito. Luego, se aplicaba esta mezcla sobre una tira de género en el lugar donde se quería depilar, se lo dejaba unos segundos y se tiraba! La versión ancestral de las tiras depilatorias.

Ahora demos un salto hasta Magreb. Las mujeres allí aman el jabón negro y cómo les deja la piel. Este jabón es un exfoliante natural, rico en vitamina E y que se elabora a base de una mezcla de aceitunas negras maceradas en aceite de oliva, qué tal?  Usar este jabón garantiza eliminar las toxinas y activar la regeneración celular.  Las mujeres francesas, siempre a la búsqueda de productos para cuidar y realzar su belleza, también adoran este jabón prodigioso.


Otras que adoran sentir su piel suave son las mujeres de Pakistán! Ellas lo consiguen usando un “scrub” especial de almendras. Se pican las cáscaras de las almendras junto con aceite de coco y voilá! Piel de bebé y con un aroma increíble.
Y si de aromas increíbles se habla, las mujeres de la India disfrutan de ellos mientras suavizan su piel y se relajan con masajes hechos con aceites de sésamo, almendras dulces, rosas, jazmín o jojoba. Relax y belleza, dos en uno!
En Tahití también son fans de los aceites; las mujeres aman el monoï (“Aceite perfumado”) que se obtiene combinando copra y flores de tiaré maceradas. Ellas lo usan tanto en la piel para mantenerla hidratada como en el cabello, para repararlo si está seco o dañado.
Tailandia también le rinde homenaje a los aceites naturales; sus mujeres usan el aceite de tamarindo cuando se bañan, para que la piel les quede suave y brillante y para aclarar manchas. También para lograr una mayor suavidad se exfolian con cúrcuma y para terminar de verse espléndidas, añaden aceite de coco en sus cabellos para que se vean sanos y brillantes.
Visitamos otro país que empiece con T? Qué tal Taiwán? Allá las mujeres comen y usan jobi, una especie de mijo rico en calcio y en vitaminas como la B1 para aclarar la piel y mantenerla más suave (en países como Korea y Taiwán buscan mucho aclarar la piel, por eso las BB Creams allá son un éxito).
Las japonesas también añoran una piel de porcelana, y para esto utilizan un body scrub de arroz y aceite de arroz que nutre y suaviza la piel gracias a la Vitamina E. Podés probar los efectos del arroz en tu piel llenando un potecito con granos de arroz y un poquito de aceite de oliva. Pasate esto por el cuerpo y luego metete en una bañera con agua calentita para que los nutrientes penetren en tu piel.
En China, en cambio, cuidan sus pieles del envejecimiento prematuro y de los radicales libres con otro favorito de su alimentación: el té. Más específicamente el té blanco que usan en forma de pasta al mezclarlo con polvo de té verde y un poco de jugo de limón. Se aplican esto como mascarilla en el rostro y se olvidan de las arrugas.
Las escandinavas, en cambio, sólo utilizan agua para revitalizar la piel de su rostro…pero no cualquier agua, no! Agua de manantial y helada! Y las francesas? Otra bebida…vino! Pero ella beben! Una copita por día para obtener preciosos antioxidantes. Las italianas son otras que optan por los antioxidantes de las uvas, pero ellas sí se las colocan en el rostro, hacen un puré con ellas y se lo aplica en forma de mascarilla.

En Argentina, también tenemos un secretito que compartimos con Uruguay y Paraguay…vieron que tomamos mucho mate? Bueno, el mate tiene muchísimas propiedades antioxidantes y ayuda a mantener la piel sana y más joven por más tiempo (mi abuelo vivía a mate y vieran su piel…a los 86 años no tenía UNA arruga…o sea, sí se notaba que era viejito, pero no tenía pliegues!! Ojalá sea genético! Por las dudas sigo tomando mate jejeje). Últimamente están saliendo muchos productos que contienen a la yerba mate entre sus ingredientes y ya hay cremas y exfoliantes de esta plantita.
Ahora, si de tener manos bellas se trata, hablemos con las mexicanas! Tradicionalmente se han aplicado un exfoliante de azúcar y limón que les deja las manos suaves y perfumadas.
Pero si lo que buscan es una melena envidiable, podemos hablar con las coquetas chicas de Sudáfrica. Ellas logran un pelo hermoso aplicando una mascarilla de miel, aceite de oliva y una yema de huevo. La dejás 30 minutos y listo! Un pelo humectado y precioso a la orden. 
 Si sufrís de caspa, las australianas tienen un truquito; agregale unas gotitas de aceite de eucaliptus  a tu shampoo y chau caspa! En cambio, si tu problema es que el pelo te crece muy lento, tu solución viene desde la India, en donde las mujeres usan la leche de coco para que el cabello crezca más largo y grueso. Sólo tenés que frotarla en el cuero cabelludo, dejarla durante una hora y luego enjuagar. Si hacés esto seguido, vas a ver cómo va a ir mejorando tu pelo!
Bueno, chicas, ojalá les haya gustado este tour de belleza y que prueben algún ritual de belleza de otro país.
Qué ritual de belleza es típico de tu país?


10 Comments

Cuatro soluciones para pequeños problemas de belleza

¿Cómo están chicas? Este post de lunes en realidad lo armé pensando en algunas cosas que aprendí la semana pasada con unas pequeñas emergencias que tuve, y me di cuenta que todas tenemos pequeños tips que podemos compartir para hacer la vida del resto de la comunidad femenina más sencilla =P
Yo acá comparto los míos, y los de algunas amigas también!!

1.- Para horquillas abiertas: 

Pasa siempre que necesitas horquillas rápidamente para mantener arriba ese hermoso peinado que te hiciste y ¡horror! vas a tu caja y descubres que todas las que tienes están abiertas o a medio morir. Gracias a una amiga aprendí este simple truco: lo que tienes que hacer es tomar ambas patas y cruzarlas una encima de la otra en una dirección lo más que puedas, y después repetir dicha acción en la otra dirección. Te quedarán como nuevas.
Otro tip con las horquillas rectas: tómalas y cúrvalas levemente en la mitad. Así las horquillas siguen la curva natural de tu cabeza y se fijan MUCHO mejor que las rectas. Yo anduve con tres horquillas todo el fin de semana y nunca tuve que reacomodarlas!! =D y si no tienes laca y necesitas mantener algo fijo, un poco de jugo de limón hará el truco 😉
2.- Para las espinillas
Este de seguro es mi tip favorito: tenía un evento importante en un par de días y por supuesto que apareció un indeseado comienzo de espinilla en un lugar estratégico -cosa que siempre me ocurre cuando tengo el período-, de esos que es IMPOSIBLE disimular con maquillaje, porque admitámoslo, a veces no todo se puede esconder :(.

La cosa fue que, ya cayendo en la desesperación, en la noche me puse a revisar el botiquín de mi papá donde tiene de todos los remedios y cremas, y lo único que encontré fue de esta crema para las coceduras de bebé (en Chile la marca más popular es Hipoglós), y me apliqué desesperadamente una buena capa sobre la espinilla, y me fui a dormir (una vez lo intenté con pasta de dientes y sirvió, pero sólo secó la parte madura de la espinilla y después volvió a salir).

A la mañana siguiente me fui a revisar cuando desperté y santo remedio!! La espinilla ya no estaba ahí 🙂 Le conté a mi papá -que es químico- y me explicó que el Hipoglós no solamente tiene propiedades cicatrizantes sino también regeneradoras de piel, entonces no sólo te seca la espinilla sino también te ayuda a regenerar la piel alrededor y a hacer que desaparezca más rápido. Con dos noches de aplicación no me quedó ninguna marca!
3.- Para limpiar de urgencia el pelo sucio:

A todas nos ha pasado alguna vez: necesitabas lavarte el pelo de forma urgente PERO algo ocurrió: te quedaste dormida, no alcanzaste a hacerlo, se te cortó el agua o el gas, o te quedaste sin shampoo, o hace demasiado frío afuera, o simplemente necesitas urgentemente sacarte el olor a cigarro cuando fuiste a bailar y estás en casa ajena. Bueno, para esos momentos, la industria nos trajo la solución simple y sencilla: shampoo en seco.
Ojo, que es solo para esos días en que de verdad no pudiste lavarte el pelo, porque a mi juicio no hay nada más rico que el agua y el shampoo para dejarte el pelo hermoso, pero ante una emergencia están estos productos que te dejan el pelo suave, brillante y limpio con un solo spray, y después te permite usar el secador o la plancha como de costumbre.
Es una buena alternativa para sacar de apuro, incluso algunas celebridades lo usan bastante porque dicen que el pelo se daña harto con el agua, que en algunos lugares, como Chile, suele ser bastante dura. TRESemmé, Frederic Fekkai, Klorane y Tigi tienen variedades de shampoo en seco, a ver si me animo a probar alguna!! 🙂

4.-Para los ojos hinchados:

Este es un clásico: tienes que salir y te peleaste con tu novio, o tuviste un mal día y te pusiste a llorar así desesperadamente y te miras al espejo y no solo tienes la cara roja, sino los ojos hinchados y es imposible disimular que algo te pasó. 
Aunque estoy en contra de disimular nuestras emociones -porque nos hace mal físicamente- hay formas sencillas de ayudar a reducir la hinchazón de los ojos, pero tienes que tener algo de tiempo, al menos 15 minutos.

Para ello, tienes que tener a mano ojalá pepino o una papa, para que puedas cortar en rodajas y aplicar sobre los ojos y las partes que tienes hinchadas. La papa absorbe el calor muy rápidamente, entonces te aplicas rodajas delgadas de papa en la cara y en las partes que lo necesiten, y éstas absorberán el calor y empezarán a arrugarse (he visto esto cuando mi madre tiene fiebre y es muy efectivo).
El pepino es más fácil de aplicar sobre los ojos porque tiene un buen tamaño y tiene propiedades descongestivas: si lo metes un ratito al refrigerador antes de aplicarte sentirás su frescor mucho más rápido y te ayudará un mundo a sentir los ojos más descansados.

¿Tienen algún tip de belleza para sacar de apuros?


4 Comments

Alimentos que mejoran nuestra piel

Este fin de semana me tocó trabajar en la oficina, ¡y no sé si puedan pensar en algo más aburrido que trabajar un domingo!, y más encima despertar tempranito para ello. Pues bien, la cosa es que entrevistaron en la radio a un dermatólogo de la Universidad de Chile, y para mi sorpresa, dio datos muy, pero muy interesantes sobre cómo los alimentos y hierbas que comemos pueden ayudar a nuestra piel a verse radiante y hermosa, sin necesariamente (y ojo, acá digo “necesariamente”) aplicar cremas demasiado caras y fuera de nuestro presupuesto.

Hemos hablado mucho acá de la importancia de la piel como un lindo lienzo para el maquillaje y todas las cosas que nos gustan aplicar en nuestro rostro, entonces acá las claves que dio el doctor Juan Honeyman para mejorarla… tal vez encuentres que ese rico sandwich o ese café demasiado caliente no te hace tan bien como pensabas…

Algunos tips: 
  •  Si eres muy adicta a alimentos cálidos o condimentados, tienes más posibilidades de que te aparezca rubor crónico o eritrosis facial, que puede terminar en una rosácea. Estos alimentos son cosas como el chocolate, el ají, café muy caliente, sopas o todo tipo de alcohol. Todos estos elementos son vasodilatadores, es decir permiten más flujo de sangre a esas zonas, y si este flujo se hace constante, los vasos se mantienen dilatados y la rojez sigue. 
  • Atención… si tu piel, sin tener rosácea, es muy sensible a los cambios de temperatura (como la mía!!) y te pones roja de inmediato, un pequeño tip: agua de manzanilla!!! Hazte una infusión, déjala enfriar, luego consigue un rociador (de estos portátiles, para que puedas llevarlos en la cartera) y aplícate cuando te sientas colorada. La manzanilla tiene propiedades vasoconstrictoras y así minimiza la circulación de sangre (esto sí que lo voy a probar luego!!)
  • Otro tip es la papa: aplicar mascarillas de papa, que también es vasoconstrictora, ayuda a sacar el calor del rostro “y se les quita la rosácea”, como señala el doctor Honeyman. También puedes usarla para las jaquecas 🙂 
  • Para la protección de la piel, el betacaroteno es fundamental. El doctor Honeyman contaba en la entrevista que en dos ciudades distantes sólo 50 kilómetros una de la otra y ambas con muchísimo sol, en una había una alta concentración de población con cáncer de piel y en la otra no. ¿Por qué? ¡¡¡Porque en uno de esos pueblos se consumía mucha zanahoria!!!!  
  • La zanahoria es un fotoprotector que consumimos de forma oral, y si le agregamos tomate, mejor aún, es un filtro solar.
  • Respecto a las manchas, hay alimentos que pueden activar la fotopigmentación favoreciendo la aparición de manchas (esto al actuar de forma contraria al tomate y la zanahoria). En estos por ejemplo están los lácteos, porque tienen insulina, que ayuda a la pigmentación.
  • Con alimentos demasiado grasosos, aumenta la secreción de la glándula sebácea, tapando el poro y así, los pequeños bichitos que viven en nuestra piel tienen donde desarrollarse, formando las espinillas. 
  • El consumo de frutas, que tienen alto nivel de antioxidantes, es clave para mantener una buena salud de la piel y mantenerla joven, especialmente las frutas con vitamina A, como las de color naranjo, que evitan el envejecimiento del colágeno y retrasan la aparición de arrugas. Quienes consumen poca vitamina A tienen el cutis muy seco. 
  • Quienes son propensas a los puntos negros, espinillas y pequeños granitos es necesario hacer limpiezas faciales, pero cuando los poros no están tapados no es necesario, porque también se pueden poner más sensibles. La frecuencia de las limpiezas depende de qué tan obstruidos estén los poros.

La verdad muchas de estas cosas me encantaron!! Definitivamente probaré eso del agua de manzanilla para aliviar lo rojo del cutis 🙂

¿Tienes algún secreto de alimentación que ayude a tu piel?

    PD: Si quieres puedes escuchar acá la entrevista completa 🙂


    1 Comment

    Spa en casa – Cuarta entrega

    Ahhh… los pies. ¿Qué haríamos nosotras sin ellos? Nos llevan para todas partes, nos aguantan en tacones y son por lo general una de las partes del cuerpo que más se nos olvida a la hora de regalonearnos, porque en realidad sólo son visibles en el verano. Pero el resto del año es un estupendo momento para cuidarlos y tenerlos lindos para cuando sea el momento de mostrarlos. 
    Por eso preparamos este cuarto post para esos días de spa en casa, cuando hay tiempo para dedicarles 🙂

    Lo primero que necesitamos es, por supuesto, ¡¡tiempo, y preparar el ambiente!!! Es increíble cómo un detalle como ese puede hacer el momento mucho mejor, así que si tienes prepara unas velitas, una buena música tranqui, nada muy estrambótico, una revista o libro para el momento del tratamiento -olvídate del celular, no te ayudará a relajarte!!!- y asegúrate de tener una toalla grande para secar tus pies cuando hayas terminado.

    Después, tienes que tener un recipiente donde poder remojar los pies y otro con agua fresca, también algo tibia para que el impacto no sea tanto. Este es el paso más importante ya que tenemos que relajarnos un poco y desinflamar los pies cansados, y meterlos en agua tibia también ayuda a ablandar las uñas y los pellejitos que tenemos en los dedos y la planta de los pies, que suele ser la más dañada con durezas (si tienes de esos spa para pies con burbujas, mucho mejor)
    Trata de adquirir alguna esencia agradable, como lavanda, vainilla, almendra u otros para aplicar en el primer recipiente de agua.

    Ahora las mascarillas: Yo personalmente uso una que se llama Foot Scrub de VZ, que tiene eucalipto, es muy fresca y energizante, pero le falta un poco de gránulos para que la exfoliación se sienta mejor, pero si quieres probar con productos caseros, te doy tres alternativas:

    Exfoliante 1:
    -1 1/2 taza de sal gruesa o sal de mar
    – 1/4 de taza de aceite de almendras dulces
    – Dos gotas de aceite esencial de menta
    – Tres gotas de aceite esencial de lavanda.

    Mezcla primero la sal con el aceite de almendras dulces hasta que tenga la consistencia que prefieras, luego añade los aceites esenciales y mezcla bien, y aplica en pies y tobillos prestando atención a tus partes rugosas.

    Exfoliante 2:
    – 1 cucharada de miel.
    – 1 cucharada de jabón líquido.
    – 1 cucharadita de extracto de vainilla.
    – 2 cucharadas de aceite de almendra dulce.

    Esto se mezcla aparte y después se vierte en el recipiente de agua, y los pies se colocan adentro unos 10 minutos para que la miel haga su maravilla, ya que no solamente hidrata sino que también actúa como un bloqueador de los olores.

    Exfoliante 3:
     – 1/2 taza de azúcar
     – 2 cucharadas de tu crema hidratante favorita
     – 2 tazas de leche
     – 7 tazas de agua

    Acá se calienta la leche con el agua hasta la temperatura deseada (que sea agradable, no queremos que nadie se queme los pies!!! =P), y mientras eso pasa, se mezcla la azúcar con la crema hidratante, hasta que quede una mezcla homogénea.
    Cuando esté lista el agua con la leche, sumerge tus pies unos 10 minutos en ella y luego saca un pie y aplica el exfoliante. OJO, ¡¡¡con ternura, amor y suavidad!!! La piel de los pies también es frágil, piénsalo como un cariño para tus pies. Repasa todas las partes con fuerza delicada hasta que se sientan bien. y después repite con el otro.
    Cuando ambos pies estén listos, sumérgelos nuevamente en la leche para limpiarlos y luego en agua fresca para enjuagarlos y sacar todos los restos de azúcar.

    Por supuesto que una gran ayuda para la exfoliación es una esponja dura o una piedra pómez, yo recomiendo esta última porque suaviza los talones, que se maltratan mucho, y las manos por supuesto. Además, si buscas en internet hay unas plantillas de digitopuntura que te ayudan a identificar qué parte de la planta del pie corresponde a qué órgano del cuerpo, así además de exfoliarte te aplicas un masaje.

    Después de la exfoliación y del enjuague, seca MUY bien los pies, y de ahí procede a recortar las uñas y empujar suavemente las cutículas aprovechando que los pies están húmedos un poco aún y las uñas están blandas. Trata de no cortártelas demasiado para evitar cualquier dolor, y límalas redondas para que no te molesten en los zapatos. Yo en invierno no me aplico esmalte, ni siquiera brillo, porque hay que dejar las uñas descansar… una señal para darte cuenta de que lo necesitan es si las ves amarillas, a veces es el exceso de esmalte el que las deja así y como el de los pies no se arruina tanto como el de las manos, se mantienen cubiertas muuucho tiempo y eso no es bueno.

    Después puedes aplicar una rica crema para pies, por ejemplo VZ tiene una muy rica y refrescante, pero de seguro muchas marcas tienen más. Un secreto casero que pocos conocen es aplicar aceite de oliva o vaselina! La vaselina es SUPER hidratante, hace desaparecer de inmediato las partes resecas de los pies y no tiene olor 🙂 Masajea suavemente los pies con alguno de estos elementos o con tu crema favorita hasta que se absorba bien, y ya estamos listos 🙂

    Yo recomiendo hacer lo del spa antes de meterse a la cama, ya que así los pies descansan de verdad y no tienen que ir a trabajar más 🙂 y si te preocupa que la vaselina o el aceite manche las sábanas, busca unos ricos calcetines viejos, aplica un poco de secador de pelo para entibiarlos y duerme con ellos, para que el calor quede encerrado y los hidrate mientras duermes. Cuando despiertes, verás la diferencia, lo prometo 🙂

    De todas maneras, pese a que es muy rico y sencillo hacer estas recetas en casa, si tienes esas molestas durezas y callos, acude a una profesional como la podóloga, que además de dejarte los pies exquisitos, te sacará todas las imperfecciones que un simple spa para pies casero no puede. Yo voy cada vez que puedo donde Edith, del centro de Estética Juan Pablo Méndez, acá en Santiago; como dice Jose, es una genia y me alivia un montón los pies, sobre todo en verano.

    ¿Qué técnicas o scrubs caseros tienen para exfoliar sus pies?

    pd: Si te perdiste las entregas anteriores, acá están
    Primera Entrega – Cabello
    Segunda Entrega – Rostro
    Tercera Entrega – Cuerpo



    12 Comments

    SPA en casa – Segunda entrega

    Seguimos con nuestro día de SPA.


    Ya tenés el cabello listo. Ahora sigamos con la CARA.
    Empezá con una buena limpieza facial, Yo voy a usar el que ya he reseñado anteriormente, el de Neutrogena de Pomelo, pero también para esto hay recetas caseras:
    Piel normal:
    Mezclá leche y yogur. Poné un poco en un algodón y esparcí en toda la cara, dejá actuar unos minutos y luego enjuagá con abundante agua tibia.
    Piel grasa:
    Mezclá una cucharadita y media de bicarbonato de sodio con dos de agua. Poné un poco en un algodón y esparcí en toda la cara, dejá actuar unos minutos y luego enjuagá con abundante agua tibia.
    Piel seca
    Untá aceite de oliva con la yema de los dedos (poquito!). Esparcí en toda la cara, dejá actuar unos minutos y luego enjuagá con abundante agua tibia.
    Una vez lista la limpieza, pasamos a la exfoliación, lo ideal sería con algún gel o crema que tenga microparticulas exfoliantes, así limpiás bien los poros y los dejás listos para recibir la mascarilla que vayas a utilizar después. Hay un montón en el mercado, de distintos precios y para distintos fines. Los hay de uso diario y de uso más espaciado. Por ejemplo, para uso diario tenés exfoliantes como el Deep Clean Energizing de Neutrogena o el de Clean & Clear, mientras que el Cleanance de Avéne es para usar una vez cada 10 días al igual que el Facial Scrub Cream de Exel, porque son más fuertes.
    La exfoliación es importante porque asegura una regeneración de la piel al eliminar las células muertas que quedan adheridas en la capa superficial. Después de los 25 años la piel va perdiendo la capacidad de eliminar estas células viejas y al quedar adheridas obstruyen los poros, así es como se acumulan impurezas haciendo que el cutis luzca opaco y que salgan granitos o puntos negros. Con la exfoliación, dejamos la piel más suave y más permeable para absorber los nutrientes y principios activos de los productos hidratantes y de rejuvenecimiento y estimulando la oxigenación celular.
    Hoy voy a aplicar la de Exel, que tiene activos de abrasión de origen vegetal, pero les paso unas recetitas para hacer exfoliantes caseritos:
    Exfoliante 1:
    Mezclá aceite de oliva y sal. Frotate suavemente y enjuagá.
    Exfoliante 2:
    Mezclá 3 cucharadas de azúcar con medio pote de yogur natural. Frotate suavemente y enjuagá.
    Una vez listo esto, pasamos a la hidratación y nutrición!
    Hay muchísimas opciones adecuadas a las necesidades de cada tipo de piel o del tratamiento al que se sometió antes. Por ejemplo, si fuiste a que te hicieran extracción de granitos o puntos negros o tenés la piel un poco sensible después de la exfoliación, te conviene utilizar alguna mascarilla refrescante, como por ejemplo la máscara refrescante de Exel, que tiene extractos de vegetales y liposomas de vitamina E; para relajar e hidratar, una buena opciones para todos los tipos de piel es alguna que tenga extracto de rosa mosqueta, por ejemplo la mascarilla de Rosa Mosqueta Oil de Universo Garden Angels, y si ya estás más cerca de los 30 o ya tenés las primeras líneas de expresión o arrugitas amenazándote, probá una más orientada a lo antiage. Hoy consciente de mis 27 voy a usar una con este último fin, la máscara facial con oro, Patagonian Earth de Universo Garden Angels. 
    Pero también hay muchísimas recetas caseras de mascarillas faciales! Te dejo algunas para que pruebes y veas qué tal:
    Mascarilla facial casera para mayor suavidad:
    Mezclá una cucharada de yogurt natural, una cucharadita de miel y unas 10 o 12 gotas de limón. 
    Tenés que lograr una pasta homogénea. Aplicás en el rostro durante 20 minutos. Retirar con agua tibia.
    Mascarilla facial casera para la piel seca:
    Solo necesitas media palta (aguacate)  y una cucharada de aceite de oliva. Preparás una pasta y la aplicás durante 15 minutos. Retirar con agua tibia.
    Mascarilla facial casera para piel grasa:
    Mezclá media manzana roja, medio pepino, una clara de huevo y un chorrito de limón. Todo esto batido y frío (metelo un rato en la heladera/nevera) se aplica en la cara y el cuello y se deja actuar durante 20 minutos para luego retirar con agua tibia.
    Mascarilla facial nutritiva: 
    Mezclá la yema de un huevo con dos cucharaditas de miel. Dejá actuar por 15 minutos y retirá con agua tibia.
    Mascarilla facial para limpiar, cerrar poros y reafirmar la piel: 
    Licuar un pepino, mezclar con una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo hasta formar una pasta. Aplicá en el rostro y dejá actuar por media hora.Retirar con agua tibia.
    Mientras esperás para sacar la mascarilla andá preparando todo para un baño súper relajante y para la exfoliación corporal, porque es lo que sigue! Así que andá buscando sales, algún aceite para el agua, un buen exfoliante corporal, esponja vegetal o guantes exfoliantes y tu crema hidratante preferida.
    Una vez retirada la mascarilla, aplicá sobre un algodón tu tónico facial preferido, da suaves golpecitos con él en tu cara y listo! Ya que estás, podrías aprovechar y darle forma a tus cejas de ser necesario.
    Terminamos con la limpieza, exfoliación e hidratación de la cara y quedó como nueva!
    En la próxima entrega: CUERPO


    6 Comments

    SPA en casa – Primera entrega

    Aprovechando que en Argentina es fin de semana largo y que vengo de unos días pesaditos (con fin de semana anterior entero en la cama y visita del médico incluidos) es que decidí armarme para relajarme y mimarme un día de SPA. Peero…los días de SPA son un poco caros y estoy además con ganas de quedarme tranquilita en casa que afuera parece Siberia, así que el día de SPA será en casa.
    Vamos a armar 4 secciones: CUERPO- CARA – CABELLO – MANOS & PIES. Dentro de cada sección habrá sub-secciones.
    Para el SPA casero les voy a contar qué productos uso yo y alternativas naturales con cosas que pueden tener en su cocina.
    Para empezar, lo ideal sería que tuvieras la casa para vos, aunque sea unas horitas y si no… auriculares! Elegí un día del finde que no tengas que estar a las corridas con los horarios, levantate a la mañana pero con calma, sin prisas y poné algo de música tranqui y que disfrutes, porque aunque seas fan del heavy metal, la música acá  tiene que ser funcional  y tiene que relajarte…tampoco hace falta que te vayas a Enya, pero un intermedio…yo me pongo bossa nova o fados, pero por ejemplo hoy voy a optar por Rufus Wainwright.
    Música, ya. Celular…apagalo, alejalo, sobre todo si tenés un blackberry o cualquier otro con Whatsapp. 
    Ahora sí, celular, ya. Qué nos falta para terminar de armar nuestro ambiente? Si tenés velitas aromáticas o un hornito para aceite sería genial. Yo voy a poner mi hornito con aceite de lavanda, bien relajante.

    Volviendo a las preparaciones, si conseguiste estar en tu casa sala y comenzar todo esto desde la mañana, podrías hacerte un desayuno especial y alineado con lo que va a seguir. Me refiero a no desayunar con un súper tazón de café (por hoy intentá no tomar café) y torta de chocolate, sino algo más natural, pero rico, que hay que disfrutar este día y el desayuno incluye eso.  Yo voy a optar por un desayuno de medio oriente. Tengo una amiga que su mamá está casada con un libanés y su casa es una delicia de fusiones culturales y gastronómicas porque ellas además son suizas. Una vez me quedé unos días con ellos y para desayunar me dieron: un plato chico, como de postre todo cubierto (como cuando untás una tostada) con queso Mascarpone. Encima del Mascarpone había rodajas de distintos tipos de frutas (al estar en Suiza me tocaron muuuchos frutos del bosque riquísimos) y encima de las frutas, habían puesto unos hilos de miel. Delicioso. 
    Y eso que a mí la miel no me gusta, eh, pero siempre que me preparo esto la como con mucho gusto. Para abaratar, reemplazá el mascarpone por cualquier queso untable, después elegí las frutas de estación que más te gusten y agregá la miel. Se come con cuchara y tomando queso, fruta y miel, todo junto. Es muy rico, saludable y te llena de energías. 
    Otra variante es usar queso fresco o ricota en lugar del untable y mezclar un poco de estos con las frutas y la miel.
    Ahora sí, empezamos?
    Empecemos por el CABELLO.  Hoy vamos a extra mimar nuestro pelo, así que hoy hay que usar un buen shampoo y una buena mascarilla. Yo voy a usar el shampoo Orofluido de Revlon que me deja el pelo brilloso y suave. Una buena idea es tener tu shampoo de uso diario y alguno mejor o con más nutrientes para usar periódicamente.
    Después del shampoo, vamos a aplicar una mascarilla que nutra a fondo nuestro pelo. Yo voy a usar la máscara capilar nutritiva de la línea Cioccolato de Alfaparf (olor a cacao!) y me la voy a dejar más tiempo para que realmente penetre en el cabello, la voy a dejar 20 minutos mientras hago otras cosas. Para esto, hacete un rodete y colocate encima una gorra de baño o una toalla así  no sólo estás más cómoda sino que además el calor ayuda a que actúe mejor.
    Alternativas naturales para mascarillas capilares:
    Mascarilla para todo tipo de pelo:
    Mezclá con el acondicionador que usás regularmente una yema de huevo y una cucharada de aceite de oliva o girasol, más jugo de limón. Aplicá esto sobre el pelo húmedo, bien desenredado, mecha por mecha y siempre “de arriba abajo”. Una vez que untaste toda la cabeza, masajeá el cuero cabelludo un buen rato. Dejá actuar también por 20 minutos.
    Mascarilla para cabellos castigados:
    Mezclá dos cucharadas de yogur natural y dos de palta (aguacate). Extendé esta mezcla por el pelo evitando las raíces. Deja que actúe 15 minutos.
    Mascarilla para cabello sin brillo:
    Mezclá un huevo y el jugo de un limón exprimido. Aplicá esto sobre el pelo húmedo y deja que actúe 10 minutos.
    Mascarilla para pelo graso:
    Mezclá un huevo con un yogur natural y aplicá sobre el cuero cabelludo durante 10 minutos. Limpia y nutre!
    El tiempo que tengas que dejar la mascarilla usalo para leer, oír un poco de música relajante o alguna otra actividad tranquila. Evitá usar la computadora.
    Cuando retires cualquiera de las mascarillas, hacelo con agua tibia.