ourbeautybag

A great WordPress.com site


12 Comments

SPA en casa – Segunda entrega

Seguimos con nuestro día de SPA.


Ya tenés el cabello listo. Ahora sigamos con la CARA.
Empezá con una buena limpieza facial, Yo voy a usar el que ya he reseñado anteriormente, el de Neutrogena de Pomelo, pero también para esto hay recetas caseras:
Piel normal:
Mezclá leche y yogur. Poné un poco en un algodón y esparcí en toda la cara, dejá actuar unos minutos y luego enjuagá con abundante agua tibia.
Piel grasa:
Mezclá una cucharadita y media de bicarbonato de sodio con dos de agua. Poné un poco en un algodón y esparcí en toda la cara, dejá actuar unos minutos y luego enjuagá con abundante agua tibia.
Piel seca
Untá aceite de oliva con la yema de los dedos (poquito!). Esparcí en toda la cara, dejá actuar unos minutos y luego enjuagá con abundante agua tibia.
Una vez lista la limpieza, pasamos a la exfoliación, lo ideal sería con algún gel o crema que tenga microparticulas exfoliantes, así limpiás bien los poros y los dejás listos para recibir la mascarilla que vayas a utilizar después. Hay un montón en el mercado, de distintos precios y para distintos fines. Los hay de uso diario y de uso más espaciado. Por ejemplo, para uso diario tenés exfoliantes como el Deep Clean Energizing de Neutrogena o el de Clean & Clear, mientras que el Cleanance de Avéne es para usar una vez cada 10 días al igual que el Facial Scrub Cream de Exel, porque son más fuertes.
La exfoliación es importante porque asegura una regeneración de la piel al eliminar las células muertas que quedan adheridas en la capa superficial. Después de los 25 años la piel va perdiendo la capacidad de eliminar estas células viejas y al quedar adheridas obstruyen los poros, así es como se acumulan impurezas haciendo que el cutis luzca opaco y que salgan granitos o puntos negros. Con la exfoliación, dejamos la piel más suave y más permeable para absorber los nutrientes y principios activos de los productos hidratantes y de rejuvenecimiento y estimulando la oxigenación celular.
Hoy voy a aplicar la de Exel, que tiene activos de abrasión de origen vegetal, pero les paso unas recetitas para hacer exfoliantes caseritos:
Exfoliante 1:
Mezclá aceite de oliva y sal. Frotate suavemente y enjuagá.
Exfoliante 2:
Mezclá 3 cucharadas de azúcar con medio pote de yogur natural. Frotate suavemente y enjuagá.
Una vez listo esto, pasamos a la hidratación y nutrición!
Hay muchísimas opciones adecuadas a las necesidades de cada tipo de piel o del tratamiento al que se sometió antes. Por ejemplo, si fuiste a que te hicieran extracción de granitos o puntos negros o tenés la piel un poco sensible después de la exfoliación, te conviene utilizar alguna mascarilla refrescante, como por ejemplo la máscara refrescante de Exel, que tiene extractos de vegetales y liposomas de vitamina E; para relajar e hidratar, una buena opciones para todos los tipos de piel es alguna que tenga extracto de rosa mosqueta, por ejemplo la mascarilla de Rosa Mosqueta Oil de Universo Garden Angels, y si ya estás más cerca de los 30 o ya tenés las primeras líneas de expresión o arrugitas amenazándote, probá una más orientada a lo antiage. Hoy consciente de mis 27 voy a usar una con este último fin, la máscara facial con oro, Patagonian Earth de Universo Garden Angels. 
Pero también hay muchísimas recetas caseras de mascarillas faciales! Te dejo algunas para que pruebes y veas qué tal:
Mascarilla facial casera para mayor suavidad:
Mezclá una cucharada de yogurt natural, una cucharadita de miel y unas 10 o 12 gotas de limón. 
Tenés que lograr una pasta homogénea. Aplicás en el rostro durante 20 minutos. Retirar con agua tibia.
Mascarilla facial casera para la piel seca:
Solo necesitas media palta (aguacate)  y una cucharada de aceite de oliva. Preparás una pasta y la aplicás durante 15 minutos. Retirar con agua tibia.
Mascarilla facial casera para piel grasa:
Mezclá media manzana roja, medio pepino, una clara de huevo y un chorrito de limón. Todo esto batido y frío (metelo un rato en la heladera/nevera) se aplica en la cara y el cuello y se deja actuar durante 20 minutos para luego retirar con agua tibia.
Mascarilla facial nutritiva: 
Mezclá la yema de un huevo con dos cucharaditas de miel. Dejá actuar por 15 minutos y retirá con agua tibia.
Mascarilla facial para limpiar, cerrar poros y reafirmar la piel: 
Licuar un pepino, mezclar con una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo hasta formar una pasta. Aplicá en el rostro y dejá actuar por media hora.Retirar con agua tibia.
Mientras esperás para sacar la mascarilla andá preparando todo para un baño súper relajante y para la exfoliación corporal, porque es lo que sigue! Así que andá buscando sales, algún aceite para el agua, un buen exfoliante corporal, esponja vegetal o guantes exfoliantes y tu crema hidratante preferida.
Una vez retirada la mascarilla, aplicá sobre un algodón tu tónico facial preferido, da suaves golpecitos con él en tu cara y listo! Ya que estás, podrías aprovechar y darle forma a tus cejas de ser necesario.
Terminamos con la limpieza, exfoliación e hidratación de la cara y quedó como nueva!
En la próxima entrega: CUERPO
Advertisements