ourbeautybag

A great WordPress.com site


Leave a comment

El orden de las cosas: ¿qué se aplica primero en la piel?

Ha llegado el momento de maquillarse, tenemos todos nuestros productos adelante, y llega esa pregunta de por dónde empezar, sobre todo cuando tenemos varias cositas y no sabemos por dónde empezar. Yo antes lo hacía de forma intuitiva de cómo pensaba que debían ser las cosas, pero ahora que he aprendido un poquito, cada cosa tiene su propio orden.
Lo primero es diferenciar entre nuestros productos qué es crema y qué es polvo, y ya con eso tenemos una buena base para empezar. Por ejemplo, lo “cremoso” puede ser el primer, la base, el corrector, el iluminador y el rubor en crema, mientras que los polvos pueden ser los polvos translúcidos, el rubor en polvo, el bronce, los brillos, etc.
Teniendo ambos ítems diferenciados, SIEMPRE se parte por las cosas cremosas. ¿Por qué? Porque estas son más húmedas que los productos en polvo, entonces para que se mezclen mejor con la piel -y quede más natural y poco recargado– hay que usar los productos en crema primero y luego, ya después que se ha terminado todo, los polvos translúcidos ayudan a sellar.
Sabiendo esto, el orden sería:
1.- Preparar la piel: (Dependiendo de tu propia rutina) exfoliación, tónico, una crema facial acorde a tu tipo de piel y bloqueador solar 🙂 estos pasos debieran ser diarios.
2.- El primer: También conocido como la prebase, te ayuda a sellar los poros de la piel y la mantiene lisa y matificada. Es bueno cuando uno tiene el rostro con algunos lugares con grasa.
3.- El corrector: Aplicar si necesitas y sólo en las partes que lo requieren, y antes de la base y no después, como bien explica Jose en este post.
4.- La base: Que se aplica con pincel (¿por qué? Acá lo explicamos) marcando pequeños puntos en la piel con el producto y luego uniéndolos con el pincel a través de pequeños golpecitos, así el producto penetra mejor.  Cuando ya casi no te quede base en el pincel, pasa por tus ojeras y tus párpados suavemente.
5.- El iluminador o rubor en crema: Si es el iluminador, se marcan nueve puntos (uno en cada sien, dos en cada pómulo, uno sobre el entrecejo, otro en la parte media de la nariz -en el espacio debajo de donde caen los lentes y otro en el mentón) y con el pincel de base se mezclan. 
Si es el rubor, calcular dos dedos debajo del ojo, dos dedos desde la aleta de la nariz y ahí aplicar con cuidado hacia las sienes. La misma regla se usa para el rubor en polvo.
Terminados todos estos pasos, ya estamos listos con los productos en crema, y este es el momento de revisar si no has olvidado alguno, porque después… ya no podrás =P
ahora viene la segunda parte que son los productos en polvo, pero ya tienes casi la tarea completa respecto a preparar la piel.
6.- Polvos translúcidos: La idea es que sean transparentes y no añadan color, porque es este el paso clave para sellar lo que ya has puesto sobre tu piel. Tomas un poco con un buen pincel de fibras naturales, lo esparces sobre el reverso de la tapa de los polvos, sacudes el exceso y luego aplicas con movimientos redondos por toda la cara.
7.- Aquí podría ir después el rubor en polvo, si ya lo aplicaste en crema, olvídalo jeje
Después de todos estos pasos, ya tienes una piel increíble para comenzar con la etapa de maquillaje de los ojos y de los labios… pero esa es otra historia!! 🙂
Advertisements


Leave a comment

"Agua que no has de beber…"cómo que no has de beber???? ¡Bebe!

Por muchas razones no solemos tomar todos los días una cantidad de agua saludable. O porque estamos en la oficina lejos del dispenser de agua, o porque andamos mucho por la calle, o porque “no nos gusta” o porque no sentimos sed.

Después del oxígeno, el agua es el componente natural más importante para el desarrollo y mantenimiento de la vida. Basta mirar la proporción de agua que compone la tierra y nuestros cuerpos; el agua ocupa las tres cuartas partes del mundo y en el cuerpo humano ocupa un importante porcentaje, ya que un hombre adulto sano representa alrededor del 60% de su peso corporal, menos que en el cuerpo de un recién nacido en donde ocupa el 80%. Ese porcentaje nos tira una indirecta: ¡tomá agua!
Con la mano en el corazón y sin cruzar los dedos, ¿cuánta agua de verdad tomás todos los días? ¡Infusiones no  cuentan! Maté, té, café no suman…cuando me lo dijo mi dermatóloga dije: “uhh, entonces de verdad mucho menos de lo que debería”. El bidón de agua me quedaba lejos, bueno, todo lo lejos que puede quedar en una oficina, así que para que no me venciera la pereza de tener que ir hasta la cocina, hace tiempo ya que empecé a llenarme todas las mañanas mi botella de dos litros y la voy tomando a lo largo del día. Para las 6 de la tarde, ya me la tomé entera…y quizás hasta un poquito más.
El agua tiene muchas propiedades fisiológicas en el organismo, lo que hace que sea imprescindible para mantener la vida y la salud integral, entre las principales están:
– Participa en la mayoría de las reacciones químicas del metabolismo: como son los procesos de digestión, respiración, absorción y excreción.
– Ayuda a eliminar toxinas del cuerpo.
– Transporta nutrientes a todas las partes del cuerpo y recoge los desechos de la actividad celular.
– Es un complemento de una dieta sana y equilibrada.
– Contribuye en el mantenimiento de la temperatura organismo, por medio de la generación de sudor lo mantiene fresco y libre de toxinas.
– Forma parte de los fluidos corporales
– Aumenta el volumen del contenido intestinal y ayuda a su eliminación.
– Regula los niveles de acidez del organismo.
– Participa en la reparación y crecimiento celular del organismo.
Además de hacer maravillas con el interior, el agua hace maravillas con el exterior; hidrata la piel, evita la aparición prematura de líneas de expresión o el aspecto “ajado”, evita la acumulación de células muertas y la flacidez, mejora el tono y el color, da más vitalidad, elasticidad y  suavidad, lo que hace que uno se vea mucho mejor.

El agua puede ser aplicada para obtener belleza y bienestar de distintas formas:

– Como dijimos más arriba, tomándola; mejorás tu piel, previene la retención de líquidos (ya que en muchos casos esa retención se debe a que al no recibir la suficiente cantidad de agua, el cuerpo decide acumularla, por las dudas) y ayuda contra la celulitis y piel de naranja.
– Después haber pasado un día muy pesado, nada mejor que sumergirse en un baño relajante y olvidarse del mundo por unos minutos.  Con el agua caliente sola ya es una delicia, pero aún más si agregamos algunas sales o aceites aromáticos. Ojo eso sí con la temperatura, te puede bajar la presión si está muy caliente y te quedás mucho tiempo.
– Nadando. Tonificás los músculos, le hace genial a las articulaciones y a la espalda. Y después de unos largos quedás súper relajada y lista para disfrutar de una buena noche de sueño.
– ¿Tuviste un casamiento o una fiesta y te bailaste todo? ¿Estuviste horas de pie? ¿Te caminaste media ciudad? ¿Te pusiste unos zapatos que te matan? Nada más gratificante que meter los pies es agua tibia (y si es con unas gotitas de lavanda o manzanilla mejor).
En resumen, para poder verse bien, hay que tratarse bien y colaborar con nuestro cuerpo brindándole todo lo que necesita para funcionar como debe, así que andá y llená esa botellita de agua y empezá a ayudarlo y a ayudarte.
¿Cuánta agua tomás por día?


Leave a comment

El corrector: el cómo y qué para que no hayan ¡¿por qué?!

Ah, el corrector…puede ser un amigo o un enemigo….dependiendo de cómo se lo use. Él y yo somos amigos hace años porque tengo la cara de piel muy fina, por lo que siempre, siempre, aunque duerma 48 horas seguidas tengo ojeras…y hasta a veces se ven las venitas. Por eso experimenté y aprendí mucho sobre correctores estos años.

En primer lugar, hay que saber QUE NO TODAS NECESITAMOS CORRECTOR. La mayoría lo usa para tapar ojeras, si son muy leves, con la base basta. En segundo lugar, que existen varios colores de correctores además de los del tono de la piel; cada uno tiene una función específica. Estos son:

VERDE: para cubrir granitos muy rojos, rosácea o cualquier tipo de marca o manchita que tire al color rojo. Hay que usar muy poquito para que no nos quede la piel más oscura donde se aplicó, lo que no conviene porque estaría atrayendo la atención sobre el lugar que queremos disimular.
NARANJA: para las zonas grises o azuladas del rostro. Ojeras muy grises o venas azuladas pueden necesitar un poquito de este corrector.
AMARILLO: para las zonas moradas del rostro; ojeras muy marcadas, moretones, se puede usar tb un poco en las ojeras  si se nos ven venitas muy violáceas.
ROSA: puede usarse para ojeras, o para áreas grisáceas también
VIOLETA: para disimular zonas amarillentas, tipo moretones  amarillo-verdosos o cuando por alguna enfermedad haya manchas amarillas.

Estos son para casos específicos, normalmente no vas a usarlos todos los días. El que sí vas a usar más seguido es el que es parecido a tu tono de piel. Sí, ni más oscuro, ni más claro.  Muchas piensan que ya que lo vamos a usar por ejemplo, para tapar un poco las ojeras, ya que las ojeras son más oscuras ¡hay que usar entonces un tono más claro! Error. Si hacés eso vas a quedar como un mapache a la inversa, con grandes marcas claras bajo los ojos que van a hacer que todos miren a esa zona…y lo que estabas buscando era que pasara desapercibida.
Pero bueno, partamos de la base que tenés un corrector adecuado a tu tipo de piel, ¿qué otros errores podemos cometer con él si el color ya está bien? Ah…muchos.
Veamos los más comunes:

– Aplicar directamente del envase. No lo hagas, vas a aplicar mucha cantidad, va a quedar muy pesada el área en donde lo apliques. Recordá que lo que tenemos que lograr es el que el corrector no se vea.

– Aplicar con el dedo “a lo bruto”. Me confieso culpable, por mucho tiempo lo hacía hasta que en una clase de maquillaje me dijeron que lo mejor es aplicarlo con un pincel específico. Y sí, queda muchísimo mejor. Además, podés estar hasta quitando el producto con los dedos en lugar de aplicarlo. En todo caso, los dedos pueden usarse para después de aplicar con pincel darle unos toquecitos suaves con las yemas para darle un toque final (¡sin producto!).

– ¿Líquido, lápiz fino, cremoso? Depende qué quieras tapar. El líquido es el básico que sirve para todo en general y además es fácil de usar. Viene en distintos tipos de presentaciones; botellita, con aplicador, pomo. Elegí el que te resulte más práctico y cómodo. Probé con aplicadores (tienen como un pincel incorporado) y personalmente me resultaron poco prácticos; no se puede regular bien la cantidad y el pincel enseguida se arruina además de que no se puede limpiar porque está en contacto con el producto continuamente.
El lápiz sirve para disimular pequeñas imperfecciones; granitos, manchitas, cosas chiquitas.
Y finalmente el cremoso (el que uso yo) que tiene más cuerpo cubre imperfecciones más rebeldes por llamarlas así, ojeras muy marcadas por ejemplo. Ojo, no hay que abusar porque no queremos que quede notorio o que se note que tenemos puesto corrector.
Sea cual sea la textura que lijas, fijate que no sea oleosa ni pesada, tiene que fluir.

– Para pieles más maduras: intentar cubrir arruguitas o líneas de expresión. No, no, no. El corrector se seca, se parte y deja ver las líneas…aún más. Usar mejor una buena pre-base o primer o una base especialmente formulada para este fin; hay muchas en el mercado, cada vez más.

– Sellar. Hay que sellarlo para que no se nos vaya, corra. Para esto, usamos polvo compacto traslúcido. Si te pasás con la cantidad, usá una brocha limpia para quitar el exceso.

– ¿Dónde lo aplico? Ah, ¡en toooda la ojera! No. No, exactamente. Si no querés ser un mapachito, tenés que colocarlo en una línea bien fina debajo de las pestañas inferiores y desde el lagrimal en diagonal al hueso de la mejilla y cerrás luego el triángulo:

No es un triángulo lleno de producto, eh, con el corrector trazás las líneas y luego esfumás.
Bueno, creo que con eso estamos “cubiertas”, ¡ahora a aplicar!

¿Cuál fue tu mayor error con el corrector?


2 Comments

Base: ¿Dedos, esponja o pincel?

Siempre sucede que, cuando una empieza a maquillarse, comienza con las pequeñas cosas que puede encontrar a mano, muchas veces en el cosmetiquero de la mamá o de la hermana (así partimos todas, no?), y de a poco vamos avanzando hasta formar nuestro propio cosmetiquero. Pero una de las cosas que nunca te dicen es sobre la aplicación del maquillaje, porque en realidad nadie te enseña a aplicártelo encima, y la intuición es hacerlo con el dedo o los pequeños aplicadores que vienen con los productos…
… claro que hay un pequeño error en ello: usar el dedo es lo peor que puedes hacer, ¡¡sobre todo cuando los usas para aplicar base!!!
y porque a veces las imágenes dicen más que mil palabras, acá está la explicación (gracias a Lubianka Make Up Design):
 Sólo agregar un par de datos:
– Con los dedos, aparte de que los poros se destacan más, la piel de los dedos absorbe el producto, y más queda en tu mano que en tu cara. Además, los dedos están en contacto con mucha suciedad diariamente y eso se traspasa a la piel.
– Con la esponja, además de absorber MUCHO producto, incluso las esponjas de silicona, pasado un tiempo, por la humedad, empiezan a criar minibacterias que afectan a la piel. Esto me lo enseñaron en clase y llegué a mi casa a botar la esponja… y los granitos que habían comenzado a salir sobre mis pómulos desaparecieron a los dos, tres días sin necesidad de aplicar nada.
– Con el pincel, en cambio,  hay una aplicación más certera y más fina, y otra cosa importante: ES PERSONAL E INTRANSFERIBLE! Como los cepillos de dientes, porque cada piel tiene sus propia constitución y se pueden traspasar problemas.
Tip: No hay que gastar, con alcohol gel, toallitas desmaquillantes y toallas nova (absorbentes, de las de cocina) basta 🙂
¿Tienes algún tip respecto de la aplicación de la base?


2 Comments

Review: Orofluido – serum

Tipo de producto:
Serum capilar

Qué Promete:
“Sorprendente sedosidad, ligera y brillo. Orofluido es pura sensualidad, una celebración de los sentidos. Un ritual de belleza para cada tipo de cabello”

Marca:
Revlon

Precio:
Serum de 200 ml, $64 (pesos argentinos), $21000 (pesos chilenos)

Mi experiencia:

Este producto tiene como estrella al cada vez más famoso aceite de argán, lo último en tratamientos capilares.  Ese es el “oro” que le da nombre a la línea.

En la botella del producto hablan de no uno, pero tres aceites naturales que son:

Aceite de Argán: rico en vitamina E y ácidos grasos esenciales que fortalecen el cabello dando ligereza y sedosidad. Este aceite proviene de Marruecos donde lo usan para tratar quemaduras, fortalecer las uñas, dar suavidad a la piel y mil cosas más.

Aceite de Cyperus: contiene ácidos grasos y tocoferoles que aportan suavidad, volumen y  pelo más flexible.

Aceite de Lino: contiene ácidos grasos insaturados y sella la cutícula capilar aportando brillo y evitando el aspecto poroso.

Yo tengo mucho pelo y me aburro muy rápido de llevarlo siempre igual, por lo que vivo haciéndole cosas, cambiándole el color (puedo decir que he tenido TODOS los colores de pelo), alisándolo, haciéndome bucles…en fin, lo que imaginen. Claro que no soy tonta y sé que para poder seguir haciéndole de todo tengo que cuidarlo y reparar el daño que mi aburrimiento le provoca y es por eso que siempre ando a la caza de productos hidratantes y reparadores, bálsamos para mi pobre pelo.

La verdad estaba un poco desconfiada; muchos productos que prometen maravillas en vano me volvieron un poco escéptica, pero la verdad fue una agradable sorpresa. Mi pelo está muy suave y brilloso, además ¡tiene una fragancia a ámbar y vainilla deliciosa! ¡Si tienen el pelo graso no se excedan de cantidad de producto! Podría quedarles apelmazado u opaco…y no queremos eso.

El serum es una maravilla, de hecho, compré primero el serum y como me gustó tanto compré después el shampoo (se complementan muy bien). Lo uso especialmente cuando comento la locura de ir a dormir con el pelo mojado y me despierto, tras una noche de dar vueltas en la cama, con el pelo hecho un caos!. Me pongo un poquito (Ojo, ¡poquito!) en las puntas, me peino y ¡voilá! Como si nada hubiera pasado…o si, como si hubiera tenido la buena idea de secarlo antes de dormir… y como bonus, ¡te queda ese perfume increíble!

Así que resumiendo; si sos de hacerle de todo a tu pelo, tenés pelo seco o rebelde, vale la pena que pruebes el serum de estalínea inspirada en el misterio y suntuosidad de medio oriente.

Mi voto es positivo, cumple lo que promete y además, la botellita de serum dura muchísimo, porque sólo se usan unas gotitas.

¿Lo probaron? ¿Qué tal les resultó?


Leave a comment

Review: Salt Scrub Suffle – Exfoliante con sal de Universo Garden Angels

Tipo de Producto:
Exfoliante corporal

Qué Promete:
“Ritual de belleza ideal para todo tipo de piel. Combina exfoliantes naturales con emolientes nutritivos. Oxigena el cuerpo y elimina impurezas y células muertas. Gracias a su exclusiva fórmula que trata integralmente la piel desde la exfoliación hasta la nutrición, esta línea estimula el relax del cuerpo.”

Marca:
Universo Garden Angels

Precio:
$60 (pesos argentinos), con algunas tarjetas hay 15% de descuento.
Lo vi en el catálogo de Chile también, pero no tenía precio; $60 argentinos serán unos 13 dólares para que se hagan una idea.

Mi Experiencia:
Este exfoliante corporal se presenta en dos versiones; uno de sal (este) de color celeste y que es para una exfoliación profunda, y uno de azúcar, de un color entre rojo y bordó, para exfoliar suavemente.

El exfoliante de sal tiene:

-Aceites esenciales puros:
Lemongrass, Lavanda y Abedul.
-Esencias florales:
Water Violet e Ipomea. Con sales minerales, extractos vegetales y aloe vera.

Estaba buscando un scrub corporal para reemplazar uno de durazno que se me acabó y estos de Garden Angels siempre me llamaron la atención. El anterior me gustaba, pero me molestaba que las partículas que hacen la exfoliación me “raspasen” mucho las yemas cuando quería trabajarlo con los dedos. Además tampoco me gustaba (que es frecuente en la mayoría de los scrubs) esa “arenilla” que queda después de usarlo, como cuando te duchás después de ir a la playa.

Tiene una fragancia deliciosa a lemongrass y una textura muy rica, espesa y sorprendentemente suave una vez aplicada. Con un poquito alcanza, se deja espacir muy bien y masajear mucho (las partículas de sal no se disuelven enseguida) sin que nos molesten las yemas de los dedos (¡punto a favor!)

Cuando enjuagás con abundante agua, se disuelve todo el restante del producto…¡sin residuos, sin arenilla! (¡segundo punto a favor!). La piel queda súper suave, de hecho, para esta primera prueba usé el exfoliante en una pierna y en la otra no y la verdad se nota mucho la diferencia. En la que usé el scrub, la piel está más suave y levemente perfumada, sin irritaciones ni enrojecimientos…y yo tengo piel sensible.

Muy recomendable, voy a incorporarla a cuando haga una tarde de “SPA casero”, ¡atentas a ese post!

¿Usan exfoliantes? ¿Tienen alguno preferido? ¿Probarían el exfoliante de sal o de azúcar?


Leave a comment

(Otro) ritual para la piel

Así como mi amiga Jose reveló cuál es su propio ritual para el cuidado de la piel, yo también me animé a hacer el mío 🙂 En mi caso, yo me cuido la piel desde que tenía unos 18 años, cuando acompañé a mi prima a una clase de cosmetología y descubrieron que iba camino a tener una rosácea =/ y que tenía una piel muy delicada y delgada, por lo que las venitas del rostro e imperfecciones son más notables. Por eso, y desde ese momento, comencé una rutina de cuidado con diferentes productos que gracias a Dios lograron mantener a raya la rosácea.
Mi rutina actual es simple, con algunos buenos productos y siendo CONSTANTE se puede iniciar un buen cuidado de la piel. Lo fundamental, si estás recién empezando en esto, es ir a la cosmetóloga y al dermatólogo, para que así te digan -desde el punto de vista cosmético y médico- qué cremas usar, ya que tal vez puedes tener algún problema que no hayas identificado, o estar completamente sana y tener una piel hermosa! Y así también te evitas comprar un producto equivocado que te perjudique en vez de ayudar.
Mi rutina consiste en lo siguiente:
1.- Después de la ducha, lavarse la cara con agua bien fría un par de veces solamente. En Chile, por ejemplo, el agua es muy dura (es decir tiene muchos minerales, calcio, flúor y otros) que es algo pesada para la piel.
* una o dos veces a la semana uso un exfoliante de durazno de Burt’s Bees, que es muy suave, no irrita la piel y ayuda a sacar rápidamente las imperfecciones.
2.- Después de secarme bien, empapo un pétalo de maquillaje en la loción micelar Sensiclean de Médicis. Es importada de Francia, no es muy cara (unos $10.000 CLP o 20 dólares), dura un montón y hace la doble función de limpieza y de tónico. Se pasa por toda la cara hasta que el algodón saque toda la suciedad… ¡incluso después de la ducha siguen quedando impurezas!
3.- Después de eso, esperar que penetre un poco el tónico y acá yo mezclo un poco de Burt’s Bees Radiance con la crema Colagen Elastine de St Ives. Esto en realidad no debería hacerse, pero me di cuenta que la crema Burt’s Bees -que es buenísima- me deja a mí la piel muy tirante, lo que significa que necesito humectación. Por eso ambas combinadas me dejan la piel exactamente como me gusta 🙂 La aplico con pequeños golpecitos para que con el calor de los golpecillos penetre mejor.
Es fundamental el bloqueador solar en verano e invierno!! acá la crema de Burt’s Bees tiene pero si no, uso un bloqueador factor 50 de Vichy, que es muy suave (algo oleoso, así que pieles oleosas abstenerse) que hace su tarea en cuidar la piel.
4.- El paso final es el contorno de ojos Burt’s Bees con jalea real. Es exquisito, tiene pepino que refresca y deshincha, entonces lo aplico suavemente antes de proceder a la rutina de maquillaje. Lo recomendable es esperar al menos unos 10 minutos para que las cremas penetren en la piel y tener una mejor preparación.
5.- mi rutina nocturna consiste en desmaquillarme con la misma loción micelar, que tiene microexfoliantes 🙂  o si estoy muy cansada con toallitas desmaquillantes, pero después siempre loción micelar.  De ahí una reaplicación de contorno de ojos y a dormir!! (esto también es fundamental para una piel linda, igual que tomar agua e hidratarte 🙂
Tal vez algunas dirán… ¡por qué tanto énfasis en el cuidado de la piel? Simplemente porque – como siempre dicen las maquilladoras- el secreto para un maquillaje hermoso, más que los buenos productos y la cantidad de éstos, es una piel bien cuidada, ya que es igual que pintar sobre un lienzo… este tiene que estar lo mejor posible para aplicar el arte sobre él 🙂
ah… La falta de tiempo NO ES EXCUSA!! 🙂 yo incluso levantándome a las cinco de la mañana hacía todo esto… Como todas las cosas en la vida, es una rutina, y si te acostumbras a realizarla todos los días sin falta, pronto verás los resultados. Incluso los fines de semana hay que hacerlo, y de hecho son un buen momento para aplicar tratamientos de más tiempo como mascarillas y esas cosas 🙂

¿Cuál es tu rutina diaria de belleza?